Análisis Nutricional de los Churros

Hace unos meses colgábamos en nuestro Facebook este articulo: en el que se hablaba de las bondades de un buen chocolate con churros haciendo también referencia a que famosos nutriólogos españoles como Francisco Grande Covián o Gregorio Varela Mosquera, reconocidos en todo el mundo, eran firmes defensores de este producto hasta el punto de decir que los churros «son un alimento prácticamente perfecto».

En esta entrada vamos a estudiar las razones que hacen de los churros un producto tan recomendable. Los ingredientes de la masa de churros son muy sencillos: agua, harina de trigo y sal, prácticamente las mismas del pan común. Las harinas utilizadas en churrería tienen que ser harinas especiales, de fuerza, con alto contenido en proteínas. El aceite para freír que se utiliza comúnmente en España es de girasol o de oliva, ambos aceites vegetales muy saludables. Tal y como se comenta en el artículo anterior la fritura a altas temperaturas forma una costra superficial en el alimento que impide la absorción de aceite. Según la OMS los cereales deben ser la base principal de nuestra alimentación.

Los churros no solamente son buenos por lo que tienen sino también por lo que no tienen: no tienen colesterol, ni grasas “malas” como las trans, ni azúcar (salvo si queremos añadirlo después), ni ningún tipo de aditivo como colorantes, conservantes, etc.

Pero donde mejor se pueden ver sus bondades es comparándolo con otros productos. Para que quede más claro hemos hecho un cuadro comparativo de los productos de desayuno más habituales. Los datos están extraídos de la página web www.alimentos.org.es excepto los de los churros realizados por laboratorios independientes y cuyos resultados obran en nuestro poder.

Las cifras hablan por si solas. Cuando vamos a una cafetería y cambiamos los churros por un croissant pensando en que es mejor para mantener la línea cometemos un grave error y si, además, caemos en la tentación de añadirle mantequilla, las calorías y el colesterol se disparan.
Las “inocentes” galletas tienen un 50 % más de calorías, una tercera parte de proteínas y más del doble de grasa de la que gran parte es saturada y por tanto menos saludable que la de los churros.

Cuando damos a nuestros hijos los tan supuestamente sanos y “modernos” cereales de desayuno les estamos dando un alimento altamente azucarado lo que es poco recomendable para la alimentación infantil.

En conclusión, disfrutemos sin remordimientos de una ración de churros sabiendo que, además de estar estupendos, es un alimento saludable, dentro de una alimentación equilibrada.

Entradas Relacionadas

Churros y Fútbol

No podíamos dejar de hablar del tema del momento ahora que, poquito a poco, vamos dejando atrás la resaca de la reciente victoria del equipo español en la Eurocopa que tan buenos momentos nos ha hecho pasar.

Leer más »

Churros por el Mundo

Como ya prometimos en nuestra entrada anterior, hoy haremos un recorrido por los diferentes tipos de churros que podemos degustar por el mundo.
En España encontramos los churros normales acompañados de chocolate o café, o rellenos de crema pastelera o chocolate.

Leer más »